QVAMO9fK7mHoQ8hbCcq5.jpg

Sheinbaum cierra primer año con un alza de 23.2% en feminicidios

Por: Administración
2019-12-05 19:27:33
213

Ciudad de México, 5 de diciembre.- Con una crisis de inseguridad y aumento a la violencia contra las mujeresClaudia Sheinbaum Pardo termina su primer año de Gobierno de la Ciudad de México. Especialistas en seguridad coincidieron que los dos grandes retos para esta administración son la alta incidencia de crímenes y combatir la violencia de género; en tanto que colectivas feministas destacaron que la actual administración ha mostrado apertura y voluntad política, lo cual, calificaron como un acierto.

“Es importante señalar que el tema de seguridad pública, la Ciudad de México está atravesando por los meses más difíciles de las últimas dos décadas” dijo a SinEmbargo el doctor Francisco Javier Jiménez Ruiz, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

“Los índices delictivos suben. Abiertamente tendríamos que reconocer que sí hay narcotráfico y delincuencia organizada en la Ciudad, que sí hay un alto índice de homicidios dolosos, sigue habiendo violencia contra las mujeres, y en función con los resultados, calificaría de regular a mala la administración”, expresó el doctor José Antonio Álvarez León, académico de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM.

Colectivos feministas destacaron que, si bien la violencia de género es un reto y se han presentado algunos incidentes donde las autoridades capitalinas no han reaccionado bien, sí calificaron como un acierto que la administración ha rectificado y ha reconocido el problema decretando la Alerta de Violencia de Género (AVG). También enfatizaron que – a diferencia de otras administraciones- ha mostrado disposición y apertura para escuchar a las feministas.

“Es un Gobierno que en algunos puntos la ha regado, pero ha rectificado”, ejemplificó Elena Contreras, del Colectivo feminista Las del Aquelarre.

CONTINÚA LA INSEGURIDAD

En 11 meses, al menos mil 500 personas han sido asesinadas en la Ciudad de México –desde diciembre de 2018 al 31 de octubre de 2018. El 73.33 por ciento fueron asesinatos cometidos con arma de fuego, es decir, mil 110 casos.

Los homicidios dolosos en los primeros 11 meses de la actual administración crecieron 7.06 por ciento en comparación al número de homicidios ocurridos en el mismo periodo, –en total 1 mil 401 casos de diciembre 2017 a octubre de 2018–.

En cuanto a feminicidios, la Ciudad de México reporta 53 de diciembre de 2018 a octubre de 2019, un 23.25 por ciento más que en en el periodo anterior, cuando se reportaron 43 casos.

En materia de secuestros, la actual administración reporta una disminución de 16.66 por ciento, pues de 231 víctimas de secuestro registradas de diciembre de 2017 a octubre de 2018, la cifra bajó a 198 en los primeros once meses de la administración actual.

El especialista Francisco Jiménez Ruiz, de la UNAM, enfatizó que la Ciudad de México experimenta un incremento impresionante de delitos.

“Estamos en una situación bastante preocupante en materia de seguridad pública”, dijo.

Para el especialista, la Jefa de Gobierno ha hecho grandes esfuerzos para combatir la incidencia delictiva, y consideró que es cuestión de tiempo para empezar a ver resultados. “Es posible que a un año y medio o dos años de su gestión empecemos a ver resultados palpables, una tendencia a la baja en la comisión de delitos”.

Recordó que el Gobierno capitalino tuvo que cambiar el equipo de titulares de seguridad pública para modificar y crear una nueva estrategia de abatimiento a la criminalidad.

“Yo creo que hay una muy buena intensión por parte de las autoridades para combatir el delito, pero no se cuenta con los cuadros políticos adecuados para una tarea como lo es la seguridad. Ahora bien, la estrategia, el conjunto de actividades específicas que llevó acabo el anterior secretario, fueron con resultados no satisfactorios, y hasta el momento, se espera que del nuevo secretario haya algunos resultados, pero nada que modifique la tendencia a la alta de la comisión de delitos del fuero común”, comentó Francisco Jiménez.

El pasado 4 de octubre, el Gobierno de la Ciudad de México confirmó la renuncia de Jesús Orta Martínez como Secretario de Seguridad Ciudadana, quien fue remplazado por el titular de la Policía de Investigación (PDI), Omar Hamid García Harfuch.

La renuncia, que según indicó fue por “motivos personales”, se presentó tiempo después que el Secretario recibió múltiples reclamos por la acusación de una joven que aseguró haber sido violada por  policías municipales; esto último desató una serie de movilizaciones y manifestaciones en las que Horta fue rociado con brillantina color rosa.

“El desempeño en el periodo del anterior secretario fue muy negativo, ello explica porque la Jefa de Gobierno tomó la decisión de remover del cargo al anterior secretario y nombrar a uno nuevo por las presiones ”, añadió Jiménez

El estudioso consideró que, con el nuevo Secretario de Seguridad Pública Ciudadana, “se espera que se tengan mejores resultados, sin embargo, es poco el tiempo que lleva en el cargo y los resultados todavía no se reflejan de manera positiva “.

Por su parte, el profesor José Antonio Álvarez León consideró que la administración de Sheinbaum Pardo en su primer año, tiene claroscuros. “Si lo tuviera que calificar, lo calificaría de regular”, dijo.

 Explicó que el Gobierno cambió la lógica de funcionamiento de la estructura del aparato de seguridad pública y la Procuraduría, aspecto que “ha venido en detrimento, pues de alguna manera, con Mancera, dijo, era consistente”.

Pero, destacó, no todo es malo. “Si vemos el lado claro, se rehabilitan ciertas áreas de la Procuraduría que no estaban acorde a la lógica del nuevo sistema y el desempeño de los policías, en ese sentido el resultado ha sido regular”.

Álvarez León coincidió con Jiménez y las colectivas feministas que a la nueva administración se le percibe voluntad política, no obstante, calificó que el trabajo va lento. “Hay intención, pero falta resultados y que la percepción cambie porque la administración va lenta”.

Para el especialista el nuevo Gobierno debe de trabajar, primero en que los casos emblemáticos que van saliendo que se resuelvan inmediato, que se acote el narcomenudeo y que existan estrategias abiertas y claras de prevención de la violencia y del delito; disminuir los homicidios dolosos, y que todo el desenvolvimiento tecnológico se vea plasmado en las prácticas de la seguridad pública y de los policías ministeriales.

“Que resuelvan casos de manera favorable a la ciudadanía”, dijo.

VIOLENCIA CONTRA MUJERES

La violencia contra mujeres en la capital ha cobrado mayor visibilidad frente a diversos casos de feminicidios; de jóvenes desaparecidas en el sistema de transporte, en la calle, y en taxis, así como de violaciones cometidas por policías.

La violencia contra las mujeres e institucional desató desde el pasado mes de agosto una ola de manifestaciones en la Ciudad, tiempo en que aún no se declaraba la Alerta de Género para la Ciudad de México.

Las protestas subieron de tono, y el hartazgo de las mujeres por los feminicidios y la violencia provocó que feministas expresaron su malestar con pintas y daños a monumentos, lo que finalmente las puso en el ojo público, ante las polarizaciones de opiniones: quienes las apoyan y quienes criticaron la forma de la protesta.

Finalmente, y ante la presión el Gobierno de la Ciudad de México emitió el pasado 21 de noviembre la Alerta de Violencia de Género, luego de que meses antes había rechazado emitir la declaratoria.

Elena Contreras, del Colectivo feminista Las del Aquelarre, indicó que el tema de la AVG de genero se debió atender desde que inició el periodo de Gobierno, sin embargo, aunque consideró que fue una respuesta y activación tardía, aplaudieron que finalmente se haya declarado dicho mecanismo.

“La presión se dio porque pensamos que no se iba a decretar la AVG”, comentó.

La activista recordó que las manifestaciones realizadas en agosto, donde se efectuaron destrozos al Metrobús Insurgentes, fue a raíz de la denuncia de violación a una chica por parte de policías municipales, y donde las autoridades no actuaron, ni respondió de manera adecuada.

“Lo que sentimos es que el Gobierno no ha sido hábil en las respuestas cuando se trata de violencias contra las mujeres, sin embargo, aunque ha habido respuestas desafortunadas en primero, han podido reaccionar posteriormente muy bien ante la crítica y el señalamiento de las feministas. Es un gobierno que en algunos puntos la ha regado, pero ha rectificado”, señaló.

La feminista también destacó que este Gobierno, a diferencia de otros, tiene apertura para trabajar con los colectivos y las ha escuchado.

“La lectura que damos es que nos están escuchando. Ahora está la alerta decretada y se logró que la sociedad civil pueda hacer un seguimiento con el grupo interdisciplinario de la AVG. Esa es una respuesta que no habíamos tenido en otros Gobiernos. Nunca antes el movimiento feminista se había sentado con Gobierno en un dialogo para hacerle reclamo y sugerencias, y eso es algo que tampoco podemos perder de vista, a pesar de lo desaciertos”, expresó la activista.

Contreras destacó que el tema de violencia de género es un pendiente, pero no solo para la Ciudad de México, sino a nivel nacional porque es un tema estructural. En ello coincidió Francisco Javier Jiménez, quien comentó que la tendencia de feminicidios va al alza en toda la repñublica.

“Esta es la tendencia nacional y la Ciudad de México guarda una relación en términos proporcionales con el nivel nacional”, expresó el académico.

María de la Luz Estrada, Directora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), también enfatizó el reconocimiento que hace Gobierno sobre la violencia contra las mujeres – implícito en la declaración de la AVG–, sin embargo, consideró que es necesario ampliar las medidas de AVG en el tema de feminicidio y desaparición de mujeres, principalmente, considerar que los feminicidios no se dan solo en el ámbito domestico.

“Me parece que la Ciudad de México debe hacer mayor trabajo y evaluar realmente cuáles son las violencias que ponen en riesgo a las mujeres y que van más allá del ámbito familiar”, comentó.

La activista insistió que tiene que ponerse especial atender a los ataques y desapariciones en el transporte público. Consideró que las jóvenes desaparecidas de la libertad después de abortar un taxi ya es un patrón, tanto en la Ciudad de México como en otras partes del país donde el transporte se vuelve un riesgo.

“Si bien la autoridad reconoce un problema, se tiene que reconocer dos dimensiones en materia de violencia contra las mujeres. Es un año de Gobierno y todavía es prematuro decir si las acciones que hace el gobierno ya se pueden evaluar porque apenas recientemente la Jefa de Gobierno decretó la Alerta, que había sido desestimada, entonces, eso ya nos da una pauta en que se tendrán que revisar las medidas que se propusieron, en realidad van a responder a la violencia hacia las mujeres y que eso es parte del proceso que apenas vamos a ver en los próximos meses”, explicó.

CRIMEN ORGANIZADO

La presencia de la delincuencia organizada es otro aspecto y reto para la administración comentaron los especialistas.

“En este año, se clarificó que la particularmente la Ciudad de México es un gran territorio para el narcomenudeo. Probablemente parte de este maquillaje que tenía la administración pasada era que eso no existía, pero lo claro es que sí está ahí, eso es importante reconocer”, dijo José Antonio Álvarez León.

Para Francisco Jiménez indicó que en la Ciudad de México operan personajes importantes en la estructura de los cárteles de la droga a nivel nacional y han llegado a la ciudad de México, es por ese motivo -destacó- es que necesario que las autoridades capitalinas trabajen en estrecha colaboración con la federación.

“Son los carteles locales, pero estos tienen vinculaciones con personajes importantes de cárteles como Jalisco Nueva Generación, de cárteles que operan en Michoacán y carteles que operan en otros lugares [] el Gobierno también debe atacar la forma en que opera la delincuencia organizada. Considero que hay esfuerzos es cuestión de dar tiempo a las autoridades, es posible que a un año y medio o dos años de su gestión empecemos a ver resultados palpables”, expresó.

Fuente: Sugeyry Gándara / SinEmbargo.mx