vl5rt1MNwyDIMiBGWu4a.jpeg

Crisis y pandemia dan pie a más fraudes y abuso de confianza

Por: Administración
2020-07-23 17:29:06
507

Los robos en todas sus modalidades no son el único delito del orden patrimonial que va en aumento debido a la crisis económica que genera la pandemia de covid-19; en Tamaulipas también se empieza a observar un mayor impacto en fraudes y abuso de confianza.

Las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), señalan al fraude en línea ascendente; en el mes de abril se presentaron 38 denuncias penales, que para mayo alcanzó 66 casos y en junio sumaron 95.

Por lo que respecta al abuso de confianza, se abrieron 10 carpetas de investigación en abril, 20 en mayo y 38 en el mes de junio, detalla el Sesnsp de acuerdo con su última publicación. 

Es la crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus, lo que contribuye a repuntar los delitos de índole patrimonial afirmó el abogado penalista Orlando Aguilar Márquez

La crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus, lo que contribuye a repuntar los delito.

Dijo que esta situación seguirá presentándose en la medida que continúe la contingencia sanitaria y su impacto en la economía.

“Como el fraude y el abuso de confianza van a aumentar todos aquellos delitos que tengan que ver con un beneficio económico, es donde se verá preponderantemente el incremento delictivo”, destacó el también ex delegado de la antes Procuraduría de Justicia del Estado en la zona sur. 

Considera que las autoridades de procuración de justicia, así como las instancias de gobierno estatal y municipal deben implementar acciones y políticas públicas de prevención para evitar que la ciudadanía sea sorprendida por vivales y sufra un daño en su patrimonio. 

“Hay que considerar que la estadística de denuncias por fraude, abuso de confianza y demás delitos es apenas el resultado de la cifra negra de delitos, porque según el Inegi solo se lleva a carpeta de investigación un 6% de los ilícitos y el resto no se denuncia, esto nos habla de que en realidad hay muchos más casos”.

Son varias las causas, agregó, por las que la sociedad no acude a denunciar ante el Ministerio Público, pero estima se debe a que no recibe un buen servicio y tampoco los resultados esperados y es por ello que desiste. 

El abogado Genaro Alamilla Pérez, coincidió en que las complicaciones económicas que han traído las restricciones sanitarias a causa de la pandemia, influyen para que los delitos patrimoniales se disparen

“Estos delitos como fraude y abuso de confianza seguirán repuntando debido a la crisis económica, que ha traído el cierre de empresas y la pérdida de empleos. Incluso la extorsión también está aumentando”. 

Pidió a la ciudadanía estar muy alertas, utilizar el sentido común y no dejarse llevar por defraudadores y personas que abusen de su buena fe. 

“Tras el tiempo transcurrido, habrá quienes hayan perdido el empleo y el escaso dinero que se dejó de administrar ha ido disminuyendo y obviamente con las exigencias propias de tener un recurso básico para los gastos, se puede incitar a caer en actividades ilícitas”, refirió.

Al responsable de este delito se le impondrá de tres meses a 14 años de prisión.

Lo que dice la ley

De acuerdo con el Código Penal de Tamaulipas en su artículo 417, comete el delito de fraude el que engañando a alguien o aprovechándose del error en que este se halla, se haga ilícitamente de una cosa o alcance para sí o para otro un lucro indebido. 

En ese sentido, se castigará a quien por título oneroso venda una cosa con conocimiento de que no tiene derecho a disponer de ella o la arrende, hipoteque o empeñe y obtenga un lucro por ello; asimismo, el que expida un cheque sin fondos y el que no pague productos o servicios que obtenga de algún negocio.

 Además, el que compre un bien mueble y ofrezca pagar de contado pero después de recibirla se rehúse a cubrir el importe o si él hubiera sido el vendedor pero tras obtener el dinero se niegue a entregar el producto. 

En este delito, se incluye a todos aquellos que han ofrecido en venta o permuta algo y lo que entregue sea notoriamente menor en clase o naturaleza; el que venda a dos personas un mismo bien y reciba ambos pagos; quien simulare un contrato, acto o escrito judicial, en perjuicio de otro, para obtener cualquier beneficio indebido. 

También se imputa este ilícito al que por sorteos, rifas, loterías, promesas de venta o cualquier otro medio, se quede en todo o en parte con las cantidades recibidas, sin entregar el objeto ofrecido. Al responsable de este delito se le impondrá de tres meses a 14 años de prisión.

Fuente: Cristina Gómez y Lucero Reyes / Milenio