dvV4uVH1kprzYZW9RyYl.jpg

“¿Por qué no hablas de lo bueno?”

Por: Miguel Perez
2021-01-09 14:24:17
559

Un amigo me cuestionó el por qué en mis columnas (y en mis comentarios en general) no hablo de “lo bueno” de esta administración federal. Yo me pregunto ¿qué es lo bueno? Fuera del discurso (que a luces vista se queda en eso, discurso) anticorrupción y las bequitas y apoyos clientelares y electorero (perdón, es cierto que estos recursos pueden ser la diferencia para una familia, pero eso no le quita lo clientelar).

¿Qué ha hecho bien esta administración? ¿Importa? A veces se nos olvida que, cuando ponemos a alguien al frente de un gobierno es para que administre los recursos que la ciudadanía aporta a través de impuestos en obras y acciones que beneficien a la COMUNIDAD (sí, y eso incluye a rico y pobres, aplaudidores y críticos, partidarios y oposición). Hacer las cosas “bien” es, al final del día, el trabajo del gobierno. Punto ¿o a ustedes les aplauden cada día por llegar a su trabajo o al abrir su negocio o ir a la parcela?

Desde este espacio, no seré de los aplaudidores. Nunca lo he sido ¿para qué hacer reverencia a lo que SE DEBE de hacer? ¿Para que gastar tiempo en enaltecer el trabajo del presidente si para eso tiene a Lord Molécula y a Lady Corredor Keniano lisonjeando sin más en cada conferencia mañanera? ¿Para qué dedicarle espacio en estas líneas a la “idea” de una “transformación” (que no es) si para eso tiene a Ackerman y Gibran adoctrinando y aplaudiendo con sueldo del erario en los medios oficiales? ¿por qué censuraría una crítica aquí, si los moneros; otrora críticos del sistema, varios amenazado y censurados en los gobiernos panistas que eran especialmente sensibles a la crítica o por gobernadores priistas, ya bajaros sus plumas frente al gobierno a cambio de un programa en TV UNAM y desayunos en Palacio Nacional?

¿Por qué abstenerme de señalar los fallos de este gobierno si el mismo presidente desde el pulpito de la mañana descalifica, acusa, calumnia, difama, sin pruebas y a capricho a comunicadores y medio que cuestionan sus fallos, sus desaciertos, sus mentiras (porque sí, este presidente miente, lo mismo o más que los anteriores)?

Y repito la pregunta ¿qué es lo bueno de este gobierno? Dos años de fracasos, descalabros, improvisaciones y caprichos. Dos años solapando la corrupción de sus fieles cercanos y tratando volver al país a los tiempos de la presidencia absoluta y del partido oficial. Dos años de un presidente que sigue hablando como candidato y no como jefe de estado. Dos años de pretensiones historicistas y nula visión de estado.

La pandemia les vino como anillo al dedo, dijo el presidente y lo repiten sus aplaudidores: les vino como anillo al dedo para justificar sus malos resultados en materia económica; no hay generación de empleos, la gente no se anima a invertir, la economía no crece y cae en picada, pero ¿es por el coronavirus? ¡No! Los pronósticos de organismos internacionales y del propio Banco de México eran pesimistas y se viene peor. La pandemia les vino como anillo al dedo porque desmantelaron por capricho la (de por si deficiente) cadena de distribución de medicamentos, con la cantaleta de la corrupción (que no es que no existiera) y el hambre de concentrarlo todo dejaron más vulnerable a un sistema de salud (ya precario). La pandemia les vino como anillo al dedo porque sirve para distraernos de su propia rapacidad.

El covid le vino como anillo al dedo al presidente para que sus obras faraónicas y caprichosas no se detuvieran y dejáramos de rascarle a la innecesaria refinería de Dos Bocas, al inservible aeropuerto de Santa Lucía y al elefante blanco que será el Tren Maya. Le vino al dedo para que pasemos por alto la cada vez más evidente militarización del país; le vino al dedo para que los números de muertes violentas, de feminicidios, su propio conservadurismo en tema de derechos no se roben los encabezados.

Pero a nosotros también nos vino como anillo al dedo para darnos cuenta de que tenemos al frente del país a un hombre muy pequeñito que prefiere defender a un subsecretario inepto que reconocer que la estrategia para enfrentar la pandemia es un desastre, que somos uno de los países con mayor mortalidad por el virus. También nos vino como anillo al dedo para darnos cuenta de que hay una oposición partidista que no nos representa, que dentro de la simulación de cuarta hay egos y personalidades y pocas, muy pocas, dignas de estar en el cargo que ocupan. Nos vino como anillo al dedo para darnos cuenta de que son tan rastreros que no tienen empacho con hacer uso electoral de la tan esperada vacuna.

Ojalá nos venga como anillo al dedo para que en la elección intermedia seamos más organizados y formemos candidaturas CIUDADANAS, saquemos a los partidos del congreso y le quitemos la mayoría nefasta a Morena.

Cartón de Chavo del Toro


BzWTE2RVUjwpZlXfzXZP.JPG

Miguel Perez

Si tienen comentarios y sugerencias para esta columna, pueden dirigirlos a mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/MikeEnElDivan/

Twitter: https://twitter.com/MikeEnElDivan

Correo electrónico: mperez_hernandez@yahoo.com.mx