pXoYZM3cpVQ3Bx63n0Re.jpeg

Aumenta 45% las agresiones a periodistas en primer semestre de 2020

Por: Administración
2020-09-14 17:53:23
245

Cada 10.75 horas se agredió a un periodista en México durante el primer semestre de 2020, señala Artículo 19 en su más reciente informe.

De acuerdo con la organización que defiende la libertad de expresión, de enero a junio de 2020 se documentó un aumento de 45% en las agresiones, pues pasaron de 280 en 2019 a 406 este año.

Los estados con más agresiones son la Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo.

Artículo 19 refiere que en 2019, el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, se registraron 609 agresiones contra periodistas lo que convierte a este en el año más más violento contra la prensa en la última década.

Si se compara ese número con los primeros seis meses de este año, ya se alcanzó el 66% de los casos ocurridos el primer año. Según Artículo 19, el registro del primer semestre de 2020 supera el total de agresiones ocurridas en 2015.

“De continuar esta tendencia, el 2020 sería el año más violento para la prensa desde que ARTICLE 19 tiene registro”.La organización documenta agresiones contra la prensa en México desde el 2009.

Asesinatos y tipos de agresión en 2020

De enero a junio, la organización ha documentado 4 asesinatos de periodistas: el de la periodista María Elena Ferral, ocurrido el 30 de marzo en Veracruz; el de Jorge Armenta registrado pasado el 16 de mayo en Sonora; Pablo Morrugares, asesinado el 2 de agosto en Guerrero, y Julio Valdivia, asesinado el 9 de septiembre en Veracruz.

Con estos 4 casos, según el registro de Artículo 19, son 15 los periodistas asesinados por su labor, durante la actual administración.

En cuanto a los principales tipos de agresión sufridos por las y los periodistas en el presente año se encuentran las amenazas, intimidaciones y hostigamientos, así como bloqueos informativos y alteraciones de contenido.

Los casos registrados por la organización se desglosan de la siguiente manera:

– 96 amenazas, de las cuales 40 fueron amenazas de muerte. Esto representa un incremento de más del 26% con respecto al mismo periodo del año anterior.

– 91 casos de intimidaciones y hostigamientos, lo que implica un incremento del 40%. En particular, las campañas de desprestigio se duplicaron. Con 36 agresiones, casi llegan al total de 39 registradas a lo largo de todo el año pasado.

– Los bloqueos informativos y alteraciones de contenido registrados ascendieron a 61 casos, lo que representa una duplicación de éstos.

– Se registraron 47 ataques físicos. Lo que implica un preocupante aumento del 80%, dada la vulnerabilidad que este tipo de agresiones representan para la integridad física de periodistas en México.

De acuerdo con las organización, algunos de los factores que propician el aumento de las agresiones contra periodistas “son la intolerancia de los funcionarios públicos al escrutinio público, particularmente vinculado a la pandemia; la represión de protestas, y la captura del poder público por el crimen organizado.

Incluso, el informe detalla que con 199 agresiones documentadas, casi 1 de cada 2 es perpetrada por funcionarios públicos.

Con relación a la cobertura de la pandemia por COVID, en el primer semestre de 2020 Artículo 19 registró al menos 68 agresiones contra periodistas y medios durante la cobertura de la pandemia.

En los últimos meses, el trabajo de diversos medios de comunicación y periodistas ha sido cuestionado y estigmatizado por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador y por diferentes gobernadores tan solo por informar sobre el número de casos confirmados y fallecimientos registrados por el virus.

Por ejemplo, el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla y su equipo han bloqueado la investigación de algunos medios e incluso el gobernador ha llamado “mentirosos” a quienes indagan sobre los datos de la pandemia presentados como oficiales.

Puebla es otro caso crítico, pues al menos 25 de las agresiones (poco más del 50% en el estado) están vinculadas al gobierno de Miguel Barbosa quien suele criticar y rechazar preguntas de medios sobre el manejo de la pandemia.

Otro dato preocupante es que las ataques contra mujeres periodistas se duplicaron en este primer semestre con relación al año anterior, pasando de 56 a 111. Mientras que las agresiones en coberturas de movimientos sociales o protestas, entre estos las marchas de mujeres exigiendo justicia, representan más del 16% de las agresiones.

El crimen organizado también juega un papel en las agresiones contra la prensa. En Quintana Roo, Guerrero, Baja California y Sonora se registraron asesinatos, desapariciones y amenazas contra periodistas por parte de algún grupo del crimen organizado.

CDMX encabeza la lista 

A nivel nacional, la Ciudad de México encabeza la lista de entidades con más agresiones documentadas.

Le siguen: Puebla, Oaxaca, Veracruz y Quintana Roo.

Estos cinco estados concentran casi la mitad de las agresiones totales, el 48%.

En la CDMX suman 64 agresiones, 37 más que las registradas en el mismo periodo de 2019. De las 64 agresiones, casi el 30% fueron cometidas por funcionarios del gobierno federal.

La organización resalta el caso de Puebla, ya que pasó de ser la décima a la segunda entidad con mayor número de agresiones con 49 casos durante los primeros seis meses de 2020.

Por su parte Oaxaca registra 32 casos, uno menos que el mismo periodo de 2019, y Veracruz tiene 26, a diferencia de los 33 del año pasado.

Ante este contexto, Artículo 19 pide a las autoridades federales, estatales y municipales revertir estas cifras mediante el fortalecimiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, además de crear políticas públicas integrales para garantizar el ejercicio libre y seguro del periodismo.

Entre otras cosas, la organización recomienda desarrollar una política que establezca la abstención “de emitir declaraciones que descalifiquen o estigmaticen a la prensa y que la ubiquen en una posición de mayor vulnerabilidad”.

A la Fiscalía General de la República (FGR) le pide ejercer su facultad de atracción en aquellos casos “de más graves delitos contra la libertad de expresión”. Y a las fiscalías estatales la exhorta a investigar debidamente para identificar y conducir ante los órganos judiciales a los responsables de agresiones contra la prensa.

Fuente: Animal Politico